CIRUGIA ESTETICA La titular del Juzgado número 14 de Barcelona ha imputado a una doctora por la muerte de una paciente tras someterse a dos operaciones de cirugía estética en el Hospital Evangélico de la ciudad, según han informado fuentes judiciales.

La facultativa declarará ante la juez en los próximos días para explicar qué procedimiento llevó a cabo en el postoperatorio, con el fin de determinar si pudo haber una mala praxis en este caso.

Las mismas fuentes indicaron que la magistrada no descarta tomar declaración a otros miembros del equipo quirúrgico que intervino en la operación.

La víctima, Lina Andrea R.G., de 33 años y vecina de Castellón, falleció hace poco más de un año debido a un tromboembolismo masivo, tras haber sido operada de los pechos y de una reducción de la barriga.

La paciente padecía una enfermedad que agrava el riesgo de sufrir complicaciones al someterse a intervenciones quirúrgicas.

Otra mujer, de 44 años y residente en Barcelona, falleció cuatro días después tras caer “fulminada” en el mismo hospital por un tromboembolismo pulmonar, después de haber sido dada de alta de una abdominoplastia (reducción de la grasa en el abdomen).

El Hospital Evangélico siempre ha negado que hubiera existido mala praxis en la muerte de las dos mujeres que acudieron a este centro a someterse a operaciones de cirugía estética, ni que exista “vinculación aparente” entre ambos casos.

El hospital alegó que las dos operaciones de cirugía estética fueron practicadas por dos equipos distintos de cirujanos externos a este centro médico, que se limitaba a alquilar los quirófanos.

Tras producirse estas dos muertes con tan solo cuatro días de diferencia, el Departamento de Salud abrió un expediente informativo que concluyó que no hubo vínculo común entre ambos casos y que la asistencia ofrecida a las mujeres entró dentro de los criterios considerados aceptables. Fuente Lavanguardia

correo@cirugiaesteticanegligencias.com