Una clínica estética de Murcia ha sido condenada a indemnizar a una paciente por las secuelas que sufrió tras someterse a una intervención de aumento de pecho. Según la sentencia del Juzgado de Primera Instancia 5 de Murcia, el centro deberá abonar a M.B.E. 18.000 euros por los daños sufridos tras la operación de mamoplastia.

La Asociación Defensor del Pacient explicó que la paciente fue intervenida en Murcia el 28 de agosto de 2007 de cirugía de aumento de pechos y, según indica la sala, «no cabe ninguna duda de que el resultado obtenido no ha sido el esperado pues presenta desprendimiento mamario bilateral, más acusado en el lado derecho con un destacado descenso del implante que ha dejado el pezón demasiado alto (bottoming out) y un pequeño seroma –acumulación de grasa líquida– en esa misma mama». Tras varios intentos frustrados de que ambas partes llegaran a un acuerdo, la paciente demandó a la clínica y ahora ésta ha sido condenada.

La sentencia señala que «conforme a la doctrina expuesta, no puede aceptarse, como pretende la parte demandada, que la actuación médica fuera sólo de medios, pues lo era de resultados, estimándose que se había comprometido un fin, que es la mejora del aspecto físico o estético de la paciente, de sus senos. Y en el presente caso puede estimarse acreditado ese nexo causal, pues la simple visión de las fotos que se han aportado a la causa, unidas a los informes médicos que describen las patologías que sufre la actora, pone de manifiesto que no se han obtenido los resultados que eran de esperar».

Además, considera que no se llevó a cabo debidamente el consentimiento informado, ya que la documentación no estaba firmada por el médico. En este caso indica que en el consentimiento la información «no es completa ni veraz», porque no indica la probabilidad del resultado adverso, que finalmente se produjo, lo que podía haber llevado a la paciente a decidir no someterse a la operación al no ser necesaria.

[email protected]