Los Mossos d’Esquadra han detenido en Barcelona a un hombre de 63 años que hacía operaciones de estética sin la titulación médica ni sanitaria necesaria en su piso del barrio del Raval, en condiciones higiénicas “deplorables” y con material veterinario. El arrestado, Juan P.L., ha ingresado en prisión provisional como supuesto autor de un delito de intrusismo profesional y otro contra la salud pública, según ha informado hoy la policía autonómica.
La detención se produjo el pasado viernes, cuando Juan P.L iba a recibir en su domicilio barcelonés a una joven de 29 años que venía expresamente desde Madrid para someterse a una intervención de aumento de pecho. El domingo, día 12, estaba prevista la intervención de otra joven. Las operaciones tenían un precio de entre 250 y 500 euros, lo que atraía a muchos clientes de toda España. En el piso, “pequeño y sucio”, vivían tres perros, un gato y un loro, y no existía ninguna dependencia habilitada para realizar las intervenciones, según los Mossos.

El procedimiento tenía importantes riesgos para la salud, puesto que el detenido inyectaba a sus pacientes silicona líquida, no apta para usos inyectables, utilizando pistolas de uso veterinario. En el domicilio no había ningún aparato para esterilizar a pesar de que las agujas que utilizan estas pistolas veterinarias son reutilizables, por lo que existían riesgos de infecciones o transmisión de enfermedades contagiosas.
En el piso, donde no había ningún registro de las operaciones, los agentes han intervenido 11 botellas de 250 centímetros cúbicos de silicona líquida de uso oral, 107 botellas de 10 mililitros de anestesia local, tres pistolas de inyectar veterinarias de 50 mililitros, 80 agujas hipodérmicas para las pistolas, 12 jeringuillas hipodérmicas de un solo uso de 10 mililitros para la anestesia, dos spray de anestesia local, medicamentos antiinflamatorios, dos navajas de grandes dimensiones, guantes, máscaras y alcohol, entre otros objetos.

Abogados especializados en negligencias medicas:

www.vazquezabogados.es