NEGLIGENCIAS MEDICAS El Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha admitido la reclamación presentada a través de la Asociación El Defensor del Paciente en Málaga, acordando el pago de 21.157,10 euros a un paciente malagueño de 60 años de edad como consecuencia del olvido de una gasa en su cuerpo tras una intervención quirúrgica por un accidente de trafico sufrido. 

Según informaron desde el colectivo, se ha dictado una resolución estimatoria parcial por parte del SAS en la que “se reconoce mala praxis por dejarse olvidada una gasa en el cuerpo de un paciente”. Los hechos tuvieron lugar el 20 de noviembre de 2005, cuando el afectado tuvo un accidente de trafico en compañía de su esposa en las inmediaciones del municipio malagueño de Vélez-Málaga, siendo trasladado al hospital Comarcal de la Axarquía. 

Esa misma noche, según explica la asociación a través de un comunicado remitido, se le traslada al hospital Carlos Haya de Málaga, donde es intervenido de rotura de colón. El juicio clínico fue traumatismo abdominal cerrado y otras afecciones por las que se le practicó una intervención y se le dio el alta hospitalaria provisional el día 1 de diciembre de 2005. 

Posteriormente, se le cita para el 30 de enero de 2006 para darle el alta definitiva, y en todo ese periodo de tiempo, “el paciente no se encontraba bien”, señala el colectivo, aunque se le dio el alta definitiva “sin realizarle prueba alguna, lo cual hubiera sido preceptivo para conocer su verdadero estado de salud en ese momento”. 

Debido al politraumatismo, el paciente tenía pendientes unas radiografías de cadera y zona lumbar, que fueron realizadas en febrero de 2006. Ese mismo día, acude al traumatólogo, que le indica que tiene una costilla rota, pero le dice que vaya a urgencias rápidamente porque se le había detectado en las radiografías “una gasa o compresa olvidada de su anterior operación”. 

Así, fue a urgencias del Carlos Haya donde le comentaron que tenía una infección y que debía ser intervenido de urgencias, según dijeron desde El Defensor del Paciente, al tiempo que recalcaron que el propio dictamen del Servicio Andaluz de Salud “reconoce la existencia de una relación de causalidad”. 

Asimismo, se indica que se produjo por error el olvido de una gasa abdominal y se considera que “no deben ser asumidos por el paciente las consecuencias derivadas de este hecho”. La representación del paciente fue dirigida por el letrado Francisco Damián Vázquez, especialista en derecho sanitario y adscritos a los servicios jurídicos de El Defensor del Paciente en Málaga. 

Tfno contacto Asociacion Defensor del Paciente 914653322